viernes, noviembre 16, 2007

EDITORS - BILBAO 15 NOVIEMBRE 2007 (¿FUE YA AYER?)

De nuevo gracias a las eficaces gestiones de Javi, pudimos acudir como VIP´s, si es que alguien le da algún valor a eso (que es que si, para que engañarnos) a la sala Santana, en esta ocasión para ver, dentro del festival itinerante wintercase, patrocinado por una conocida marca de cerveza a Editors, ( acompañados para la ocasión por How I became the bomb y The Boxer Rebellion, los primeros mereciendo que me pare en ellos mientras que respecto a los segundos, como le dije a Santi, lo mejor que podemos decir es que fueron intranscendentes), grupo que va ganando simpatias entre eclpticos grupos sociales día tras día, quizás porque ahora parecen estar de moda, cosa que no fue así cuando sacaron su primer trabajo "The Back Room " (2005), aunque tal vez sea cierto que son cosas que pasa...

Bien, pues después de ver mi nombre en la lista de VIP´s, lo cual es un alivio, entramos prontito en una sala aún desangelada, pero pensando que sería mejor que esperar fuera. En cualquier caso, animados por la situación, decidimos ponernos en primera fila o todo lo cerca que pudieramos, que fue en la segunda fila, para ver el primer grupo que había de telonear al grupo al que TODOS habíamos ido a ver. Y así salieron al escenario "How I Became a Bomb", un grupo de Tennesse que rompía con cualquier estereotipo estético respecto a su lugar de procedencia, la America profunda, presentándose como un quinteto cuya apariencia iría entre los sencillos (espeacialmente su frontman) y la moda victoriana más recargada y decadente, luciendo broches exagerados, anillos imposibles, cadenas colgando de sus chalecos y mención especial al guitarra, con un delirante estilismo capilar, que indefectiblemente traian a mi mente alguna imegen del poeta Byron, completando la imagen una perfecta perilla.... y un marco de plata con una foto de su ¿gurú, guia? presidiendolo todo desde uno de los bafles. No obstante, todo esto es anecdótico si pensamos en el buen sabor de boca que su pop, brillante, pegadizo, me dejó, con notables similitudes a los grandes PULP (Jarvis Cocker debe de ser otro de sus referentes, no hay duda), melodías y estribillos notables y sobre todo, EMPATICO....

A estos les siguiron "The Boxer Rebellion", con un papel complicado: antesala de Editors y entrando después de un grupo que había dejado el listón muy alto.... y, en fín, salieron y tocaron.
Y tras ellos salieron aquellos a los que todos esperaban, produciéndose entonces la inevitable avalancha de niñas y no tan niñas vestidas con sus mejores galas, maquilladas de fiesta y convertidas devotas gruppies, nerviosas por copar las primeas filas ante la salida de los de Birminghan, con Tom Smith a la cabeza, y alguna de ellas hasta se atrevió a tararear, más o menos, el estribillo de sus canciones más conocidas (las que se oyen en los 40, en la MTV o en el Azkena, por poner un ejemplo), eso si: no saltaron mucho, por si acaso perdían la compostura...
El caso es que Tom Smith, un personaje histriónico, nervioso, se quedó con todos los que estábamos allí, merced a su potente registro vocal y sus movimientos benzadrínicos, enfatizando la crudeza y el sentimiento de sus canciones con gestos y muecas, idas y venidas por el escenario, mientras van pasando tema trás tema, potentes, impenitentes, sin pausa alguna, a medida que ya habíamos sido mesmerizados por ellos, y en ese momento, su música, obscura, a veces enfermiza por se temática, densa y penetrante, entre ecos a Interpol, Joy Division, The Chamaleons etc...

mi caja torácica empieza a reververar al ritmo que marcan las pantallas de sonido y
no quiero dejar de registrar lo que allí suena "ojala no cerrasen nunca" y
las pulsiones son breves estados de consciencia acompasada y suena "A end has a star" y
la MUSICA ya lo ha envuelto todo y
espero impaciente a que termine esta para que empiece otra, no, espera: NO quieron que termine esta pero quieron que empiece otra y
los timpanos intentan en vano compensar la miriada de sensaciones que a través de ellos se filtra y
deja de tener importancia lo que hay a mi alrededor (alguien sufrió un desmayo ¿a quien le importa?) y
ya empezó....interpretan "Blood": quiero centrar la mirada en TODO el escenario, pero es imposible y
van pasando una tras de otra ("Bones", "Put your hands towrd the air", "Spìders", "The weight of the world", o "When anger shows"... un recorrido por el citado "The Back Room" y "A End has a Start") hasta que finaliza todo.
Y entonces, pienso en lo que me dijo Oscar sobre un post anterior. Y pienso en que debo de escribir este post y guardar su realidad solo para mí.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Por las fotos creo que la pasaste muy bien, me imagino que en este momento debes estar disfonico, creo te viene bien este concierto para que liberes un poco de estres.

Picajosa

Slaval dijo...

buena crónica pequeño holden...
fiel reflejo de lo que allí pasó.
Que grandes son Editors!!!!

Sonia dijo...

Que las niñatas no saltaron mucho??? Yo estaba en primera fila y había dos NIÑATAS al lado todo borrachas que le estiraron de los pantalones a Tom y estuvieron metiendo fichas al fotógrafo viejillo que parecía Danny Trejo todo el rato hasta que vino el de seguridad.

Por lo demás, un concierto muy bueno, de lo mejor que he visto este año, ya tengo ganas de que saquen otro disco o de que lleguen los festivales para que vuelvan!!!

Dr. Duke dijo...

Hum..creo saber a quienes te refieres.... pero eran la excepción: de quienes estaban a mi lado, y estaba rodeado, ni un solo salto y si acaso algun "playback". Y gran concierto, sip...

Rider dijo...

y se puede saber que demonios te dijo oscar?