domingo, agosto 31, 2008

KINDER, KÜCHE UND KIRCHE

Quizás sea solo una idea pasajera, e inexplicable después de todo. Quizás no sea solo una idea pasajera: el reverso infeliz del Saroyan más amable, más optimista en la cotidianeidad, tanto que casi hace daño leerlo, al obligarte a verte tan lejos de él: un niño (varios) a los que proteger y ver crecer, una casa que nos proteja y una religión que pueda protegerlo todo.

Nos educan en la unidad de la idea; no siempre es facil huir de ella y pensar por uno mismo. Crecemos creyendo que podremos ser estrellas de la MTV, y la realidad pervierte ese deseo: la persona con la que estás no se parece en nada a las fotografías que decoraban carpetas y cuadernos y la vida que llevas nunca la habías imaginada.

Queda tiempo, sí; pero cada vez menos.

5 comentarios:

polvo de menta dijo...

what am i doing...
"este no es el modo de recuperar el tiempo perdido: ese ya no volvera

Sucré.... dijo...

todo lo que era yo, ahora lo veo tan lejos, todos los lugares que quice ver aparecen a millones de años luz de aqui, todo lo que algun dia quice ser,todo lo que quice a mi lado, todo se fue al diablo. alarms and no surprises (let me out of here)", elegi esto?, elegi esto.

Anónimo dijo...

vaya como te lo curras, aunke lanzandote una pequeñita critica, me gustaria, mas referencias musicales nacionales.

Anónimo dijo...

Me suena a resumen de Chuck Palahniuk.

Dr. Duke dijo...

No me imagino a Palahniuk leyendo a Saroyan, peor bueno..admito que puede tener una similitud en lo referente a la MTV pero ¿no es verdad?